La Cooperación Internacional al Desarrollo de Cáritas diocesana de Burgos, como miembro de la Confederación Cáritas Española y de la red Cáritas Internacional, expresa la fraternidad entre todos los pueblos y su objetivo de construir una sola familia humana, sin pobreza, sin injusticia y sin desigualdades, a través de su trabajo de cooperación fraterna en todas las regiones del mundo para devolver la dignidad y los derechos arrebatados a las personas y comunidades en situación más precaria.

Nuestra presencia se realiza dentro de un modelo de cooperación basado en una acción transformadora, en la sensibilización y en la denuncia profética, donde las personas se sitúan en el centro como sujetos de derechos protagonistas de su propio desarrollo.

Trabajamos por la promoción y el desarrollo integral comunitario

Para ello, en comunión con grupos, comunidades y Cáritas del Sur y desde una relación de igualdad, reciprocidad y fraternidad, trabajamos por la promoción y el desarrollo integral comunitario mediante procesos de transformación a largo plazo. El objetivo es seguir aprendiendo del Sur y recopilar buenas prácticas de los diferentes países para brindar a nuestras Cáritas Diocesana, a la comunidad cristiana y a la sociedad de Burgos, ejemplos de acciones significativas en los ámbitos de la economía social, la construcción y animación de comunidades parroquiales, el desarrollo rural y el voluntariado.

La cooperación internacional en Caritas

Las ac­tuaciones en cooperación internacional deben es­tar marcadas por componentes educati­vos, participativos, de sostenibilidad y de denuncia profética.

De las dimensiones específicas de la acción de Cáritas, la cooperación internacional concreta y ex­presa de manera especial la dimensión universal de la caridad como manifestación de un amor que no conoce fronteras e intenta llegar a los más em­pobrecidos de la tierra.

proyecto-caritas_400

La cooperación internacional comparte los objetivos fundamentales de la mi­sión de Caritas, desde la opción preferencial por los más pobres, y se propone contribuir a:

Ø Irradiar la caridad y la justicia en el mundo.
Ø Mejorar la calidad de vida humana, luchando por un mundo más justo y fraterno.
Ø Estudiar y denunciar los mecanismos que ge­neran toda forma de pobreza, proponiendo modelos de intervención mediante acciones significativas.
Ø Propiciar un trabajo coordinado con otros agentes sociales que trabajan en el ámbito de cooperación internacional.
Ø Sensibilizar a la sociedad en general y a la co­munidad creyente en particular sobre las injus­tas relaciones Norte-Sur, para promover el cambio/ transformación social.
Ø Promover la solidaridad internacional y el desarrollo de los pueblos, respondiendo a las necesidades de los más empobrecidos, me­diante un desarrollo sostenible y respetuoso con el medio ambiente.
Ø Responder a las necesidades humanas provo­cadas por los fenómenos naturales o por el hombre mismo.
Ø Procurar un futuro mejor para todos sin dis­tinción, en colaboración con las comunidades locales, con las Cáritas de los países empobre­cidos, y con otras instituciones internaciona­les, nacionales y locales.
Ø Concienciar sobre el problema de la inmigra­ción como parte integrante de nuestra acción de cooperación internacional.

Forma igualmente parte de su in­tervención la educación para el desarrollo, así como la sensibilización, junto a la denuncia y a la presión institucional.

¿Qué es el desarrollo?

Las situaciones de pobreza y exclusión en la ma­yor parte de nuestro planeta se deben a un desarrollo injusto e insolidario. Cuando se pone el crecimiento económico y la acumulación de capital como criterios básicos, se tiende a absolutizar el crecimiento económico, a expen­sas del empobrecimiento de inmensas mayorías. Se precisa una fuerte reacción ética que ponga en marcha la globalización de la justicia y la solidaridad.

Es preciso apostar por las reformas estructurales que nos puedan acercar a esa meta: la reforma del sistema internacional de comercio; la re­forma del sistema monetario y financiero mundial; la cuestión de los intercambios de tecnologías y de su uso adecua­do; la necesidad de una revisión de la estructura de las organizaciones internacionales existentes en el marco del orden internacional. No menos importan­te es la toma de conciencia de la limitación de los recursos naturales y la apuesta por un modelo de desarrollo sostenible, que no degrade la naturale­za.

Una cooperación integral y fraterna

Para ser auténtico, el desarrollo ha de ser inte­gral; debe promover a toda la persona y a todas las personas. Afectará a toda la persona, si tiene en cuenta el ejercicio de los derechos humanos, la par­ticipación en las decisiones que afectan a las perso­nas y a los pueblos, la creatividad social mediante la aportación del trabajo y de las propias potencialida­des, la justa distribución de la riqueza, el desarrollo armonioso con el medio ambiente, la apertura a to­dos los hombres, considerados como hermanos y acogidos desde sus diferencias.

Y afectará a todas las personas sólo en la medida en que se supere un desarrollo insolida­rio, que enriquece a pocos y empobrece a mu­chos.

La cooperación internacional en Cáritas no po­drá realizarse al margen de su implicación en las causas y consecuencias de los grandes pro­blemas mundiales. El valor fundamental que ca­racteriza la cooperación internacional en Cáritas es el ser una cooperación fraterna respecto a los destinatarios. Sin hacer distinciones de ningún tipo, escoge preferentemente a los más empobrecidos, excluidos y marginados, y establece con ellos unas re­laciones de igualdad y reciprocidad. La igualdad de la relación exige un trato que supere el estableci­do por la relación donante/receptor; y la reciproci­dad estimula no sólo la generosidad del dar, sino la franqueza de recibir. Desde estas dos actitudes, en una cooperación fraterna, todos somos donantes y todos somos receptores.

La cooperación fraterna subraya y posibilita el valor de la participación. Se trata de trabajar en conjunto (co-operar) con las poblacio­nes afectadas desde su protagonismo.

Si necesita dirigirse a nosotros para cualquier tema relativo a nuestra cooperación internacional, póngase con en contacto en el 947 25 62 19 con el coordinador de cooperación internacional, de L a V de 10:30 a 13:30h.