Cáritas ha celebrado el 10º Aniversario del Centro Arlanza con la presencia de la comunidad local y la Alcaldesa de Lerma

Cáritas ha celebrado el 10º Aniversario del Centro Arlanza con la presencia de la comunidad local y la Alcaldesa de Lerma

El Delegado de Cáritas, Fernando García Cadiñanos, ha destacado el valor de proyectos como este para el entorno rural.

En un acto institucional realizado esta mañana con la presencia de la Alcaldesa de Lerma, Celia Izquierdo, sacerdotes de la comarca y el equipo técnico y directivo de Cáritas, el Director de Cáritas Jorge Simón ha dado la bienvenida a los cerca de 50 asistentes que han acudido al salón de actos de la Fundación Cajacírculo y, posteriormente, el Delegado de Cáritas ha desgranado un breve discurso para explicar por qué nació este centro.

El Centro Arlanza que surge del impulso del entonces coadjutor Óscar Moriana y de la corporación municipal que regía en ese tiempo, buscó atender las necesidades de un entorno que no facilitaba el acceso de los más jóvenes a recursos de ocio y de apoyo al estudio. La preocupación por ofertar unas instalaciones donde los chavales con posibles situaciones de riesgo social pudieran ser acompañados, llevó a poner en marcha este centro que luego serviría de acicate para el que se crearía más tarde en Villarcayo.

La técnico del centro, Mónica Martínez, ha explicado a continuación las necesidades específicas que se atienden y el funcionamiento semanal, con la novedad este año de que acuden niños de tres pueblos del entorno de Lerma. Lídia del Río ha dado lectura a una carta escrita por los chavales de primaria que acuden tres días por semana, donde alababan la disponibilidad de las personas voluntarias y el ambiente que se vive en el centro.

La alcaldesa ha manifestado su satisfacción por la existencia de este trabajo en la villa de Lerma y ha animado a continuar con un servicio como este, agradeciendo la implicación de todos.

Un corazón que ve, es la metáfora que expresa el camino que realiza Cáritas a través de sus comunidades eclesiales y las personas voluntarias, así como el acercamiento a las realidades que requieren una atención especial y caritativa. Con un presupuesto anual de cerca de 44.000€, el 60% financiado por Cáritas, el centro realiza numerosas actividades durante el año con las que también se implican con su entorno.

El Catering El Gusto ha ofrecido en las instalaciones un vino español que ha permitido encontrarse a todas las personas que hoy querían celebrar la existencia de este recurso en Lerma, que ha ofrecido apoyo a cerca de 335 personas durante estos 10 años.

En un acto institucional realizado esta mañana con la presencia de la Alcaldesa de Lerma, Celia Izquierdo, sacerdotes de la comarca y el equipo técnico y directivo de Cáritas, el Director de Cáritas Jorge Simón ha dado la bienvenida a los cerca de 50 asistentes que han acudido al salón de actos de la Fundación Cajacírculo y, posteriormente, el Delegado de Cáritas ha desgranado un breve discurso para explicar por qué nació este centro.

El Centro Arlanza que surge del impulso del entonces coadjutor Óscar Moriana y de la corporación municipal que regía en ese tiempo, buscó atender las necesidades de un entorno que no facilitaba el acceso de los más jóvenes a recursos de ocio y de apoyo al estudio. La preocupación por ofertar unas instalaciones donde los chavales con posibles situaciones de riesgo social pudieran ser acompañados, llevó a poner en marcha este centro que luego serviría de acicate para el que se crearía más tarde en Villarcayo.

La técnico del centro, Mónica Martínez, ha explicado a continuación las necesidades específicas que se atienden y el funcionamiento semanal, con la novedad este año de que acuden niños de tres pueblos del entorno de Lerma. Lídia del Río ha dado lectura a una carta escrita por los chavales de primaria que acuden tres días por semana, donde alababan la disponibilidad de las personas voluntarias y el ambiente que se vive en el centro.

La alcaldesa ha manifestado su satisfacción por la existencia de este trabajo en la villa de Lerma y ha animado a continuar con un servicio como este, agradeciendo la implicación de todos.

Un corazón que ve, es la metáfora que expresa el camino que realiza Cáritas a través de sus comunidades eclesiales y las personas voluntarias, así como el acercamiento a las realidades que requieren una atención especial y caritativa. Con un presupuesto anual de cerca de 44.000€, el 60% financiado por Cáritas, el centro realiza numerosas actividades durante el año con las que también se implican con su entorno.

El Catering El Gusto ha ofrecido en las instalaciones un vino español que ha permitido encontrarse a todas las personas que hoy querían celebrar la existencia de este recurso en Lerma, que ha ofrecido apoyo a cerca de 335 personas durante estos 10 años.

16 de Marzo de 2017