Ayer, lunes, el presidente de la Diputación de Burgos, César Rico, y el director de Cáritas Diocesana, Jorge Simón, firmaron un convenio de colaboración por el que ambas entidades cooperan en la atención a las personas más desfavorecidas de nuestra provincia. El importe del acuerdo, de 26.000 €, permitirá atender a los menores que acuden a los centros de infancia en Lerma y Villarcayo, y seguir prestando los llamados adelantos a los participantes de Cáritas. Con este sistema, las personas pueden recibir de Cáritas ayudas de urgente necesidad, que más adelante son reintegradas por la Diputación. El convenio también cubre los servicios funerarios de los fallecidos en la provincia cuyos familiares no puedan sufragar, además de formación para el empleo y coordinaciones con el albergue que gestiona Cáritas.

En su intervención, Jorge Simón ha destacado que anualmente se atiende a más de 1.500 personas del ámbito rural, citando además el último Informe FOESSA, según el cual en Castilla y León existe un 8,5% de población en riesgo de exclusión severa.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This