Aprovechando el puente de la Inmaculada, antiguos participantes del Centro Mundo se reunieron en una animada comida de fraternidad. Junto a los voluntarios y a los trabajadores del momento, recordaron su paso por este centro y las diferentes anécdotas que les sucedieron. Todos valoraron enormemente la educación que en su momento recibieron y que les ha ayudado a afrontar la vida con otras perspectivas. Valores como el respeto, el orden, la tolerancia, la fraternidad y diversidad, el diálogo… han sido aspectos que estuvieron muy presentes en su infancia gracias al Centro Mundo promovido por el programa de infancia de Cáritas Diocesana. Sin duda que este tipo de encuentros se repetirán.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This