La entidad pone en marcha una campaña especial de socios y donantes para mejorar la financiación del programa de Empleo, que el año pasado sumó 741 inserciones laborales

Con el lema «Hay gente que trabajaría por 20 euros», Cáritas Diocesana de Burgos ha lanzado una campaña especial de captación de socios y donantes con la que espera incrementar el número de colaboradores de la entidad, llegando a los 1.400 socios. En esta edición, los recursos se destinarán primordialmente al programa de Empleo, que atiende cada año en la provincia a más de 2.500 personas, y que, en palabras de su responsable, Silvia Escot «ha demostrado su eficacia al lograr la inserción laboral de 741 personas en riesgo de exclusión». Facilitar el acceso al empleo es una de las claves del trabajo de Cáritas, ya que «es la principal demanda de las personas a las que atendemos. Cuando consiguen un empleo, pueden reconducir su situación. El empleo es uno de los ejes fundamentales para la integración social y el reconocimiento de una persona como miembro activo de la sociedad».

Con este fin, se han distribuido carteles y folletos animando a la ciudadanía a colaborar con Cáritas, que con su lema quiere subrayar que, desde una aportación de 20 euros mensuales, se puede contribuir a que una persona en riesgo de exclusión reciba formación y acompañamiento. Entre las actividades del programa de empleo, destaca la agencia de colocación, los itinerarios personalizados de inserción, los módulos de mejora de la empleabilidad o las iniciativas de la empresa de inserción EMBICO. Para Escot, «cada euro invertido en que las personas encuentren un empleo tiene una repercusión enorme, no solo para ellos, sino para toda la sociedad. Por eso Cáritas apuesta por la promoción personal y social y por el derecho al trabajo de las personas más desfavorecidas y excluidas del mercado laboral».

Colegios solidarios

Por otra parte, y también dentro de la campaña de Navidad, Cáritas ha lanzado otra iniciativa, con el nombre de “Vales solidarios”. En este caso, se trata de que en los colegios de primaria de la capital las donaciones en especie puedan sustituirse por donaciones económicas, para adecuarlas más a las necesidades de las personas desfavorecidas. En concreto, se ofrece a los alumnos que puedan adquirir unos vales con la imagen de adornos navideños, y cuyo importe oscila entre 1 y 10 euros, en lugar de aportar alimentos o juguetes. Con esta propuesta, Cáritas busca que los más pequeños conozcan otras formas de colaborar con los necesitados. Para la coordinadora de Acción Social de la entidad, María Gutiérrez, «es un modo de mostrar que las personas no solo precisan de alimentos o ropa, sino que la exclusión abarca muchas otras facetas». En ediciones posteriores se cuenta con extender la iniciativa, bien acogida por los centros, al resto de colegios de la provincia.

Realizar un donativo

CAIXA
ES 87 2100 0097 37 2200203772

CAJA RURAL
ES 42 3060 0001 70 1075466225

SANTANDER
ES 88 0049 6738 51 2516118076

IBERCAJA
ES 15 2085 4801 20 0330341736

BBVA
ES 89 0182 7924 71 0000057518

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This