Guillermo Fernandez Maíllo, coordinador del Informe, presenta sus resultados para Castilla y León ante más de un centenar de técnicos y responsables del sector social

En la mañana de este jueves, 20 de enero, la sala Polisón del Teatro Principal ha acogido un multitudinario acto para atender a la presentación de las conclusiones del VIII Informe FOESSA, fundación vinculada a Cáritas. Su coordinador, Guillermo Fernández Maíllo, su coordinador, ha subrayado que el momento que se vive es de una «clara mutación social. Un tiempo donde las brechas que se están produciendo, como la desigualdad, la debilidad de los sistemas de gobernanza globales, la erosión de las instituciones públicas, la gestión inso¬lidaria de las crisis, el ascenso de los particularismos y las actitudes reactivas y xenófobas que consolidan el individualismo, están hipotecando nuestro futuro». Ha cifrado la exclusión social en nuestra comunidad en 368.000 personas, más de un 15% de la población, que se identifica con la llamada sociedad estancada. Entre estos, 214.000 se encuentran en una exclusión social severa, en la que se da una acumulación de problemas, y que además ha sufrido un incremento desde 2013 de un 65%. Entre las dificultades más graves, ha señalado «la vivienda insegura e inadecuada, el desempleo persistente, la precariedad laboral extrema y su invisibilidad para los partidos políticos», lo que genera un alto riesgo de cronificación y de polarización de la estructura social.
Con respecto al perfil de esta población vulnerable, destaca que el 58% son hombres, mayoritariamente entre los 45 y los 64 años, y de ellos el 45% trabaja, lo que significa que el empleo ya no garantiza la plena inclusión. Además, nueve de cada diez son nacionales.
Entre los retos que plantea esta situación, Fernández Maíllo ha apuntado a la «necesidad de crear un nuevo escenario con responsabilidades compartidas entre las administraciones públicas, las entidades no lucrativas y las empresas sociales, con las iniciativas ciudadanas y profesionales». Como colofón, ha afirmado que, según el citado informe, «vivimos en una sociedad desvinculada, en la que cada vez es más difícil hacernos cargo de los que se quedan atrás, y por ello necesitamos revincularnos, y la construcción de comunidad tendrá un papel esencial».
Tras la presentación, a la que han asistido un número considerable de representantes técnicos y políticos del Ayuntamiento, la Diputación y la Junta de Castilla y León, entre otros, el ponente ha mantenido un diálogo con los asistentes, dando con ello fin a la jornada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This