Más de 1.400 menores reciben apoyo de las Cáritas de Castilla y León durante el confinamiento, ya que la sustitución de las clases presenciales por las virtuales ha puesto de relieve “una brecha digital y social que la entidad de la Iglesia trata de paliar con más de 6.200 intervenciones”.

Así lo han manifestado este viernes fuentes de Cáritas en un comunicado, en el que ha precisado que el cierre de los centros escolares de la Comunidad por el estado de alarma no ha significado lo mismo para todos los estudiantes.

“Si las clases y deberes a través de internet han supuesto un reto para profesores, padres y alumnos, en el caso de las familias más vulnerables éste ha sido aún mayor”, ha considerado esta organización.

En concreto, las once diócesis de la Comunidad, que son Astorga, Ávila, Burgos, Ciudad Rodrigo, León, Osma-Soria, Palencia, Salamanca, Segovia, Valladolid y Zamora, han atendido desde el 16 de marzo a más de 1.400 menores y jóvenes mediante seguimientos individualizados.

Aunque en el 80% de los casos la atención ha sido telefónica, también se ha acompañado presencialmente en situaciones familiares para facilitar material escolar y apoyos educativos.

Otra de las áreas de trabajo de los programas de Infancia de Cáritas en Castilla y León ha sido la coordinación con los centros escolares, facilitando la comunicación y seguimiento, con los que también se desarrolla un trabajo conjunto en circunstancias ordinarias.

Entre las intervenciones más frecuentes se encuentra la preparación de materiales, ya que en muchos casos, las familias a las que se atiende carecen de equipos informáticos o conexión a internet, o bien tienen que compartirlo entre varias personas.

En este caso, desde los centros de atención a la infancia se imprimen y reparten las tareas, para hacérselo llegar a los menores facilitando la comunicación directa con los colegios.

Una vez adoptadas medidas para disminuir la llamada «brecha digital» (desigualdad en el acceso a las nuevas tecnologías), como la compra de tarjetas SIM, desde Cáritas también se ha intermediado para que sus participantes tengan acceso a ellas.

En este sentido, también “se ha agravado la desigualdad educativa en aquellos casos en los que los padres carecen de preparación, de recursos o de tiempo para ayudar a sus hijos con las tareas, especialmente grave cuando en ocasiones desconocen el idioma, o no pueden conciliar el trabajo con las exigencias familiares o carecen de una red de apoyo que les respalde”, ha destacado Cáritas.

Por tipología de la intervención, han tenido un peso relevante las dedicadas a ofrecer apoyo psicológico –tanto a los menores como a sus padres-, con varias llamadas telefónicas semanales, con las que se trata de reducir el impacto emocional del aislamiento y reconducir los posibles conflictos familiares.

En el caso de los estudiantes que se encontraban preparando las pruebas libres de acceso a la ESO se han ofrecido clases vía telemática. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This