El Centro de Día de Apoyo al Menor (CDAM) de Burgos dedica todo el mes de julio los campamentos urbanos, ante la imposibilidad de realizar convivencias fuera de la ciudad debido al coronavirus. Esta experiencia, que ya se había realizado otros años pero con menor duración, está teniendo una gran acogida. A pesar de las restricciones que provocan las medidas sanitarias, los menores están disfrutando al máximo durante estos días, en los que se han organizado talleres de refuerzo escolar, juegos, manualidades o deportes, junto con excursiones semanales para conocer lugares como Salinas de Añana o Vinuesa o, dentro de la ciudad, la bolera.

En total, pasarán por estos campamentos 30 niños y niñas de entre 6 y 12 años. A los tres técnicos de infancia les acompañan además seis voluntarios, que en algún caso, tras comprometerse a acudir una semana, han decidido “reengancharse” hasta el final.

Galería de imágenes

Share This