El inicio del Adviento, el pasado domingo, también ha supuesto para Cáritas Burgos el comienzo de su campaña de Navidad, que este año tiene como lema “Esta Navidad, más cerca que nunca”, con el que se quiere animar a que, pese a las restricciones, mostremos nuestra cercanía y compromiso de otros modos. Desde Cáritas Burgos también se está difundiendo esta campaña, con un envío de carteles para felicitar la Navidad en las parroquias y una carta del delegado, (leer aquí) que recoge una acción propuesta por Cáritas Española, y que consta de nueve acciones. Con estas sugerencias se quiere resituar la verdadera celebración navideña; si la pandemia nos ha impuesto restricciones, puede ser un buen momento para recordar lo que se celebra.

  • Comparte tus bienes con los que menos tienen. Dona. La generosidad ensancha el alma.
  •  Valora y disfruta una Navidad más sencilla y austera donde des valor a lo que te importa.
  •  Escucha y lee las noticias con mirada larga y amplia, que te permita tomar conciencia de que muchas personas en muchos lugares viven realidades muy distintas a la tuya.
  •  Consume con corazón y con cabeza. Que el consumo que realices sea responsable y justo, y tenga en cuenta el bienestar de otras personas.
  •  Agradece y ofrece. Reconocer los dones que recibimos y disfrutamos nos dispone para agradecerlos y compartirlos con los demás.
  •  Cultiva el encuentro y la amistad, que los demás te sientan cerca. Una conversación, escribir una carta o una tarjeta, regalar un dibujo o una manualidad… hay cientos de formas para expresar amor y cercanía.
  •  Realiza gestos gratuitos que ayuden y mejoren la vida de otras personas, que sirvan para aliviar la soledad y la tristeza, para cuidar y acompañar, para cooperar y hacer la vida más plena y feliz para todos.
  •  Tómate un tiempo diario para estar en silencio, orar, meditar o contemplar. Convertir estas prácticas en hábitos nos ayuda a crecer en sensibilidad y a vivir con mayor atención a la realidad.
  •  Conecta y hermánate con la Naturaleza sin invadirla ni querer conquistarla. Aprender a amarla nos lleva a realizar gestos concretos y cotidianos para cuidarla y preservarla.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This