La consejería de Familia e igualdad de oportunidades de la Junta de Castilla y León ha puesto en marcha un protocolo, ya esbozado en abril de 2020, por el que los menores cuyos padres estén ingresados por el COVID podrán ser alojados temporalmente en diversos espacios. En el caso de Burgos, ha contado con el Centro San José. En el caso de que un menor no pueda ser acogido por familiares u otros responsables, desde el Centro se le proporcionará alojamiento, alimentación y recursos educativos y sanitarios. Esta medida está contemplada únicamente para casos excepcionales. Además, en el caso de que la familia afectada resida en Soria también serán trasladados a Burgos. La incidencia de este tipo de casos ha sido muy escasa, porque lo habitual es que la propia red familiar pueda atender a estas necesidades.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This