Cooperación Internacional

¿Qué hacemos?

Cáritas realiza una importante tarea en el área de cooperación internacional desde la clave de la cooperación fraterna. En una cultura del descarte, desde el empobrecimiento de los países del Sur, no podemos quedar indiferentes ante esta tragedia. La cooperación internacional busca ayudar a un auténtico desarrollo de los pueblos desde la clave de la comunión, la corresponsabilidad, el cuidado de la casa común, el respeto a los derechos humanos…

¿Por qué Caritas trabaja la cooperación internacional?

✓ Porque como Cáritas, fieles a nuestra identidad, estamos convocados a ejercer la dimensión de la diakonía (ejercicio de la caridad) en la Iglesia Universal.

✓ Porque la Caridad si no es universal, no es Caridad. Renunciar a abordar la dimensión universal de la Caridad es renunciar a nuestra propia identidad.

✓ Porque, no es sólo un programa, sino principalmente un enfoque, una manera de mirar y actuar en nuestra realidad global y local de un mundo cada vez más interrelacionado.

✓ Porque como Cáritas estamos urgidos a desarrollar un rol propio, no cubierto por otras entidades de desarrollo y cooperación, sean éstas de Iglesia o de la sociedad civil.

✓ Y porque nuestra cooperación, fraterna y universal, da respuesta a la sensibilización sobre las emergencias humanitarias y las principales causas de pobreza en el mundo.

¿Desde cuándo Cáritas tiene actividad de cooperación?

Ya en el año 1953 aparecen las primeras ayudas de emergencias y situaciones de necesidad a otros países (Irak, Palestina, Filipinas, Congo, Uganda, Oriente Medio, Perú…) y año tras año se van ejecutando acciones de cooperación.

Podemos constatar, de hecho, que la dimensión universal del ejercicio de la caridad nunca estuvo ausente del trabajo de Cáritas. Lo que en un principio se centró en las ayudas a las grandes emergencias se fue progresivamente abriendo a la fase de rehabilitación, para terminar en un compromiso sostenido con proyectos y procesos en favor del desarrollo humano integral en una relación de cooperación fraterna con Cáritas hermanas.

¿Cuál es el modelo de cooperación que promueve y desarrolla Cáritas?

Una cooperación solidaria con mirada global y lazos internacionales, en condiciones de fraternidad, según se explicita en nuestro documento “Modelo de Cooperación Fraterna” (Aprobado en la Asamblea General de 2018)

Un modelo que se relaciona, a través de las Cáritas Nacionales u otras entidades de Iglesia, desde la subsidiariedad, complementariedad, igualdad y reciprocidad, superando la relación donante/receptor.

Un modelo de cooperación que pone el acento y dirige su atención a tejer relaciones y construir capital social, intercambio de conocimientos y experiencias y comunión, trabajando de Cáritas a Cáritas, poniendo el centro en la animación y construcción de comunidades desde una perspectiva de la dimensión universal de la caridad.

¿Tiene algo que ver el trabajo de cooperación de Cáritas con ser miembro de Cáritas Internationalis?

Sí, tiene mucho que ver pues somos miembros de la confederación internacional de Cáritas Internationalis (CI), compuesta por más de 160 organizaciones nacionales. Cáritas Internationalis es parte del Dicasterio Vaticano de Desarrollo Humano integral. Está reconocida como “la mano visible de la Iglesia para atender las personas en situación de pobreza, vulnerabilidad y exclusión”, con la misión de responder a la acción social organizada de la iglesia católica, y guiada por los valores y principios de la Doctrina Social de la Iglesia.

Cáritas Española, al igual que otras Caritas Nacionales, mantiene en su estructura organizativa un área de Cooperación, y entre sus objetivos está el desarrollo y fortalecimiento institucional de las Cáritas nacionales hermanas y el apoyo de sus acciones de desarrollo y ayuda humanitaria.

Si hay entidades de Iglesia que hacen cooperación y están especializadas en ello, ¿por qué Cáritas también hace cooperación?

Porque el elemento diferenciador con otras entidades de Iglesia que también hacen cooperación, es fundamentalmente que trabajamos de Cáritas a Cáritas como miembros que somos de una sola familia y de una red. Es decir, allí donde la caridad está organizada y existe una Cáritas como nosotros, independientemente de sus grados de desarrollo (nivel nacional, diocesano o parroquial), Cáritas Española tiene el deber de establecer relaciones fraternas con ellas, contribuyendo a su propio fortalecimiento institucional, de manera que las acciones de cooperación, bajo la fórmula de programas o de proyectos que podamos llevar a cabo, nos permitan contribuir a la misión común: promover el desarrollo de los pueblos y trabajar por la justicia social entre los más vulnerables.

Por supuesto esto no significa reclamar para nosotros un campo específico de la acción pastoral de la Iglesia, pues reconocemos y valoramos la necesidad de cooperar y coordinarnos con otras entidades de iglesia que hacen cooperación (delegaciones de Misiones, CONFER, Manos Unidas…).

Si ya hay otras entidades sociales de cooperación, ¿porque Cáritas también hace cooperación?

Aunque en el terreno de la cooperación compartamos trabajo y nos complementemos con ONGs de desarrollo, nuestra identidad y dinámica no es la de una ONG de Desarrollo al uso, sino que supone una respuesta al ejercicio del ministerio universal de la caridad, en comunión con toda la Iglesia.

Si ya se atiende a la cooperación internacional desde Cáritas Española, ¿por qué también se hace desde las diocesanas?

La cooperación fraterna nos exige a todos los que formamos parte de Cáritas estructuras eficaces de colaboración y coordinación. Sin ellas, la fraternidad en la cooperación internacional puede quedarse solamente en palabras. No podemos delegar esta responsabilidad como Cáritas Diocesanas únicamente en un área de los Servicios Generales ni en otras entidades. Entre otras razones porque el desarrollo de la dimensión universal en los equipos de Cáritas, servicios y programas diocesanos y la comunidad cristiana parroquial, sólo puede llevarse a cabo desde la animación comunitaria que impulsan las Cáritas Diocesanas, acercando la realidad de nuestra Iglesia y nuestras Cáritas a otras realidades y a otras Cáritas hermanas.

¿Qué podemos / debemos hacer desde las Cáritas diocesanas en lo relativo a cooperación?

Hay múltiples acciones que se pueden realizar, pero son genuinas de una Caritas Diocesana:

✓ Animar a las comunidades parroquiales en el desarrollo de la dimensión universal de la caridad a través de actuaciones, de acciones de sensibilización, de incidencia y de formación y de manera conjunta con las otras entidades y organizaciones de Iglesia presentes en el territorio

✓ Ser el cauce de la solidaridad de las comunidades cristianas.

✓ Promover campañas de ámbito y carácter internacional.

✓ Participar en los programas de Voluntariado Internacional.

✓ Participar en los diferentes espacios y grupos de trabajo confederales que existen en torno a la Cooperación Internacional.

En definitiva, la Dimensión Universal de la Caridad es parte de nuestra misión y allí donde la caridad está organizada nuestra confederación debe generar lazos fraternos y de comunión con las Caritas locales.

Materiales de formación

El proyecto “Mujer africana y derecho a la alimentación”, que cuenta con financiación de la Junta de Castilla y León, se desarrolla en Mozambique, y trata de mejorar la soberanía y seguridad alimentaria. Además de la labor sobre el terreno, también incluye atividades de sensibilización. Puedes consultar y descargar aquí toda la información:

Noticias

Infórmate sobre los últimos proyectos desarrollados por el área de Cooperación Internacional, acciones de sensibilización y mucho más.

¡Colabora con los proyectos internacionales de Cáritas!

Hacerme socioDonar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This