Los más de 800 voluntarios de nuestra entidad son el corazón de Cáritas, y en estos momentos es prioritario que, como institución, pongamos todo de nuestra parte para velar por su salud. Desde el agradecimiento por la enorme labor que desarrollan, también es imprescindible seguir las directrices que se están marcando desde los organismos sanitarios sobre la permanencia domiciliaria. Por este motivo, y a partir del lunes, se han adoptado las siguientes medidas:

  • Supresión de la actividad en los programas de Infancia.
  • Suspensión de todas las actividades formativas programadas.
  • En la acogida se suprime la atención en las parroquias, debiendo reconducirse a la acogida arciprestal.

Los voluntarios de los programas citados, por lo tanto, no tendrán actividad hasta que se considere prudente retomarla. A los del resto de programas se les recomienda suspender temporalmente su voluntariado. Aun así, si algún voluntario o voluntaria desea proseguir con su labor, debe comunicárselo al responsable de su centro para estudiar la conveniencia de hacerlo. El cuidado de la propia salud es indispensable, especialmente en las personas que puedan ser más vulnerables por su edad avanzada o por padecer alguna patología crónica, sobre todo respiratoria.

Estas medidas pueden variar según el progreso de la situación y las posibles recomendaciones futuras de las autoridades sanitarias; cualquier nueva disposición será comunicada debidamente.

Desde Cáritas, muchas gracias a todos por vuestra comprensión y vuestra labor. Pidamos al Señor que estos momentos de dificultad nos sirvan para aumentar nuestra confianza en Él y nuestra solidaridad con todos.