Artículo publicado en Diario de Burgos, 21 de febrero de 2021. Texto: Angélica González

El miedo al contagio es la principal razón por la que se ha dejado de buscar este tipo de cuidados a personas

 La entidad no gubernamental Cáritas, vinculada a la Iglesia Católica, tiene consideración de agencia de colocación sin ánimo de lucro y desde hace años, su servicio de empleo, con el apoyo financiero del Fondo Social Europeo, pone en contacto a demandantes de trabajo con aquellas personas que ofertan alguna plaza, además de realizar cursos de formación en diferentes sectores. En el año 2020, el del empleo en el hogar experimentó una importante caída de la oferta de un 20%. Nacho García, el técnico responsable del programa, explica que este descenso tiene que ver con el miedo al contagio por coronavirus tanto de las familias como de las mujeres que querían trabajar, «a pesar de que muchas de ellas se cuidaron mucho para evitar cualquier tiempo de contacto que les impidiera trabajar».

Aunque en el mes de diciembre comenzó a recuperarse algo la demanda, García reconoce que enero y febrero están siendo «flojos» y considera que en el momento en el que se extienda la vacunación la contratación comenzará a normalizarse.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This